Bombillas LED: ¿ahorrar es posible?

Bombillas LED

Lentamente, pero sin pausa, las que utilizamos para iluminar nuestras casas o la oficina, las bombillas de toda la vida, están sufriendo un verdadero cambio.

Las bombillas incandescentes son sustituidas por fluorescentes y LEDs que consumen y contaminan menos, sin perder capacidad lumínica.

Las bombillas incandescentes: son barata de fabricar y muy eficientes, pues producen la luz más brillante, pero consumen mucha electricidad, contaminan, y su vida útil apenas llega a las 1.000 horas.

Han sido sustituidas por las bombillas fluorescentes, que ofrecen un menor consumo a un precio razonable, aunque también contaminan bastante.

El siguiente escalón evolutivo son las bombillas LED. Consumen cinco veces menos y no son tóxicas. Su bajada de precio las convierten en una opción a tener en cuenta cuando tienes que iluminar una casa u oficina, porque no hay que cambiar la instalación eléctrica ni las lámparas. Son el futuro.

bombilla led

bombilla led

Vamos a descubrir cómo funcionan las bombillas LEDs, los diferentes tipos que existen, y cómo utilizarlas para ahorrar en la factura de la luz.

¿Cómo funcionan las bombillas LED?

Una lámpara LED está formada por numerosos LEDs, es decir, diodos emisores de luz. Estos diodos no emiten una luz muy potente, por eso es necesario juntar muchos LEDs para igualar a una bombilla clásica. Aqui puedes ver los diferentes LEDs que incluye una lámpara de este tipo:

bombilla led

bombilla led

Las bombillas LED funcionan con corriente continua, por eso contienen un pequeño transformador para funcionar con la corriente alterna de las casas.

partes de una bombilla led

partes de una bombilla led

También llevan un driver, que es una pequeña fuente de alimentación que suministra la tensión adecuada. Las bombillas lo tiene en su interior, pero los tubos LEDs y otras soluciones a veces usan un driver externo. Es mejor porque así se produce menos calor en los LEDs.

Ventajas de las lámparas LED

La principal ventaja de este tipo de tecnología es el consumo. Consumen entre un 70 y un 80% menos que las bombillas incandescentes y un 30% menos que las fluorescentes. Además se calientan menos y no contienen mercurio, así que son más ecológicas.

Una bombilla incandescente que produce luz con una intensidad de 1100 lumens, consume 75W. Una bombilla LED unos 12W, siete veces menos.

Resisten mejor los golpes y no crean campos magnéticos altos ni emiten rayos UV, así que afectan menos al ser humano. Tampoco generan mucho calor, así que son ideales para lugares muy cálidos.

Las luces LED se encienden al instante, y no requieren calentarse para alcanzar su máxima intensidad. También duran hasta veinte veces más. Una bombilla clásica tiene una vida útil de unas 2000 horas, mientras que una LED puede llegar a las 50.000 horas. Algunos ledes alcanzan los 50 años de uso continuado.

La posibilidad de utilizar leds de diferentes colores, e incluso cambiar el color de la luz mediante programación, abre un nuevo mundo de posibilidades a la hora de iluminar una casa o un solar comercial.

Las desventajas

El principal hándicap de las bombillas LED, es su precio. Son más caras que las lámparas tradicionales, aunque su bajada está siendo vertiginosa.

Pero su mayor vida útil también reduce el precio a largo plazo. En 10 años posiblemente sigas usando la misma LED, pero habrás tenido que reemplazar una bombilla tradicional 5 o 6 veces.

Cómo elegir una bombilla LED

En las casas y oficinas suelen existir dos tipos de sistemas de iluminación: halógenos o fluorescentes, y bombillas con rosca. Los halógenos son muy comunes en las luces del techo y paredes, espejos, armarios, etc. Tienen dos patillas que se insertan en el conector, y un transformador. Para sustituirlo por un halógeno LED puedes mantener el transformador y cambiar directamente el halógeno, o quitar el transformador y sustituirlo por un adaptador para halógeno LED:

halogeno led

halogeno led

Si es posible, conviene quitar el transformador.

En el caso de las bombillas de rosca, es tan sencillo como comprar una bombilla LED con la misma rosca:

bombillas de rosca

bombillas de rosca

También hay que tener en cuenta la equivalencia lumínica. En esta tabla puedes ver los vatios que consume una bombilla incandescente y su equivalencia LED, que ofrece la misma luz:

equivalencia LED

equivalencia LED

Por ejemplo, si quieres sustituir una bombilla de 60W, debes comprar una bombilla LED de 8W. La intensidad (brillo) de la luz, se mide en lúmenes. Como más grande sea este valor, más luz da.

Otro factor importante es el ángulo de apertura. Suele variar entre los 40 y los 160 grados, y se indica en la caja. Para luces de techo o lámparas, el ángulo debe ser grande.

ángulo LED

ángulo LED

Elige el color adecuado

La principal diferencia entre las bombillas LED es el color de la luz que producen.

  • Blanco natural o neutral: un blanco sin matices, como la luz del día.
  • Blanco cálido: una luz clara, cercana al amarillo.
  • Blanco frío: luz blanca de tono azulado
  • RBG: luces de colores que se pueden cambiar mediante una aplicación o mando.

Normalmente, la luz cálida se usa en zonas de descanso, y la fría en zonas de trabajo. Los LED fríos dan un poco más de luz que los cálidos, con los mismos vatios.

Si vas a iluminar un local comercial, también hay que tener en cuenta el Índice de Reproducción Cromática o CRI. Marca la intensidad de los colores al ser iluminados, y es un valor de 0 a 100. Como mayor sea, más vivos son:

calidad LED

calidad LED

Para una casa es suficiente con un CRI 70 u 80, pero para un local que expone productos, comviene optar por un CRI 90. Esta información aparece en la caja o web del fabricante.

¿Marca o genérica?

Si has llegado hasta aquí, seguramente ya tendrás claro el tipo de lámpara LED que necesitas. Queda la última decisión final. ¿Marca conocida o genérica más barata? Hasta hace un par de años Philips era la gran dominadora del mercado LED, con otras marcas de prestigio siguiendo su estela como Osram, Bouled, etc. En los últimos tiempos otras marcas como V-TAC, o las que venden en grandes cadenas como Ikea, dan buenos resultados. Como en otros productos hay marcas blancas muy buenas, y muy malas.

¿Cómo se distingue una buena bombilla LED? No debe parpadear, y debe disponer de un buen disipador de calor, preferiblemente metálico:

disipador LED

disipador LED

Disipador de calor de metal

La calidad del disipador marcará la vida útil de la bombilla LED. Pero es este tema se ha avanzado mucho, y grandes marcas ya fabrican bombillas LED con disipadores muy discretos, y a precios muy ajustados.

Existen también bombillas LEDs regulables, es decir, de intensidad ajustable, así como LEDs RGB en donde puedes configurar el color de la luz.

si quieres ver mas de como ahorrar en tu factura de la luz pincha aqui

 

2 comentarios

  1. Pingback: Cómo ahorrar en la factura de la luz | Bricovoltio

  2. Pingback: Bombillas LED, todo lo que no sabias | ELECTRICIDAD JULIAN MORENO ELECTRICISTA 24 HORAS

Deja un comentario

  • Sociales